jueves, 29 de marzo de 2012

10 consejos para comprar una cinta de correr


Muchas veces por motivos de horarios no podemos salir a correr, ya que tenemos el tiempo justo. Para este caso, lo más fácil y cómodo es comprarse una cinta para correr en casa. De esta manera, no perderemos tiempo en desplazarnos al lugar de entrenamiento, ya que este, estará dentro de nuestro hogar.

Pero antes de lanzarnos a comprar uno de estos gadgets para correr. Vamos a dar una serie de consejos, muy útiles.


10 consejos antes de comprar una cinta de correr

- Lo primero saber si se tiene suficiente sitio en casa para alojarla. Estos aparatos son bastante grandes y pese a que se pueden trasladar, es mejor no moverlos mucho. Así que piensa muy bien donde la vas a poner.


- Una de las cosas más importantes es que la compañía tenga un buen servicio técnico, rápido y de calidad. De lo contrario mejor no la compres. Piensa que algún día se romperá alguna pieza y si no tienes posibilidad de repararla, te quedaras en casa con un trasto muy grande y que no vale para nada.

- La consola tiene que tener indicaciones básicas como la velocidad, tiempo, calorías quemadas, ritmo de carrera o paso por vuelta (400 m). A partir de ahí y según el precio, las prestaciones van aumentando en tecnología y confort.

- Si te lo puedes permitir, mira alguna que lleve la función de programar los entrenamientos y guardarlos. Eso le dará mucho juego.

- Mira que el tapiz por donde se corre sea bastante grande. Mínimo 45x140 cm.

- La velocidad es muy importante. Si realmente la usas, pronto tus progresos llegarán y si no es suficientemente rápida, se te quedará corta. Mínimo 16km/h, pero si son 18km/h, mejor. Piensa que si haces series, vas a ir muy rápido.

- La cinta para correr ha de soportar perfectamente nuestro peso. Míralo en sus características.

- Por lo general, vas a recibir por lo que vas a pagar. Ajusta tu presupuesto, pero ten cuidado con lo que compras. Si es demasiado barato, puede ser también demasiado malo.

- Si nunca has corrido en cinta y tienes la posibilidad de ir a un gimnasio varios días para así probar una, hazlo. Puede que te encante o que la aborrezcas. Haz la prueba.

10º - Intenta colocarla en un sitio donde la visión sea amena. En frente de la televisión o en una ventana es ideal. Ni se te ocurra ponerla mirando a una pared, te volverás loco xD

También has de saber que…

a) - La sensación de correr es bastante artificial. Como no nos movemos del sitio, porque es la cinta la que se mueve, suele dar la sensación de ir como botando.

b) - Son muy buenas para controlar los ritmos y las distancias.

c) - Si lleva una buena amortiguación, carga menos las articulaciones que el asfalto.

d) - Hay un buen mercado de segunda mano, la gente se cansa pronto y se encuentran buenas oportunidades a mitad de precio. Estudia esa posibilidad.

e) - Es cierto que la gran mayoría de cintas están diseñadas para entrenamientos de fondo y no de velocidad. Por eso, si vas a hacer series, piensa que a más velocidad, más se calentará el moto. Y si va justo, su vida útil terminará pronto.

Conclusión

Las cintas de correr son muy recomendables si se usan. Lo malo es que estamos hablando de un aparato relativamente caro, y quedarse luego olvidado en un rincón, no es buena cosa.

Piensa muy bien si merece la pena comprarlo y si la respuesta es si. Adelante, seguro que no te defraudará.