sábado, 24 de marzo de 2012

Personalizar camiseta para correr, sublimación

Después de mucho buscar y hacer pruebas, creo que he encontrado la manera más fácil y económica de hacerse una camiseta personalizada para correr, ya sea de manga larga, corta o tirantes (atletismo).

El método es el de sublimación. He optado por este método, porque después de probar otros, es el que mejor relación calidad-precio tiene.

Pero antes voy a decir los métodos que he estudiado y sus ventajas e inconvenientes.

Serigrafia

La serigrafía es una técnica de impresión muy antigua que consiste en transferir una tinta a través de una gasa tensada en un marco. El paso de la tinta se bloquea en las áreas donde no habrá imagen mediante una emulsión o barniz, quedando libre la zona donde pasará la tinta.

- Ventajas: Resulta económica cuando se trata de grandes tiradas. Gran variedad de colores, saturados, transparentes, fluorescentes, brillantes o mates. No necesita un lavado especial.
- Inconvenientes: Rentable a partir de 50 unidades. Una gasa, un color. Y cada gasa ronda los 15-20 euros. Máximo 4 colores.

Papel transfer

Esta es la primera opción que probé y sinceramente no quedé nada contento.
El Papel Transfer es una técnica de impresión que requiere la mínima inversión posible. Consiste en imprimir sobre un papel especial, el diseño deseado mediante una impresora convencional. Ese papel lleva unos componentes que lo hacen sensible al calor y a la presión, así que al someterlo a altas temperaturas y presión (mediante una plancha) el diseño queda estampado sobre el textil.
- Ventajas: Papel 2 euros. Impresora, plancha y camisa, ya la tenemos en casa. Es a todo color y fácil de hacer en casa.
- Inconvenientes: Después de pocos lavados la imagen va perdiendo color.

Vinilo

Esta opción es en la que mas confianza me daba. Pero después de pasar por Decathlon (cosa que luego comentaré). Quedó desechada.
Su técnica es la siguiente. Con una plancha térmica se adhiere el vinilo al tejido al derretirse el adhesivo que contiene.
El vinilo se troquela con un plotter. El dibujo ha de ser vectorial, usando CorelDRAW o similar. Por lo que si no se trae, te cobran 5 euros por vectorizarlo. La imagen está limitada. No ha de tener mucha complejidad y no tener más de 2 colores.
- Ventajas: Cantidad de tipos de vinilos, brillo, mate, fluorescentes, metalizados,... Posibilidad de hacer solo una prenda. Y gran resistencia al lavado.
- Inconvenientes: Lo antes mencionado. Imágenes vectorizadas, sin complejidad y 1 o 2 colores.

Sublimación

Lo dicho. Para mí la mejor opción, por su acabado y su precio.
La sublimación de una forma técnica, diríamos que es el cambio de una sustancia del estado sólido a gaseoso, sin pasar por el estado líquido. El calor de la prensa causa el proceso de sublimación, convierte a gas, la tinta que se ha impreso sobre la transferencia y abre los poros del polymer, de tal manera que el gas realmente penetra a través de la capa de la superficie. Segundos después cuando la superficie se comienza a enfriar, el gas revierte a un sólido, y los poros del polymer se cierran, atrapando el sólido que se ha formado. Ésta es la razón por la cual podrá pasar su mano por la superficie sublimada y no notará nada.
- Ventajas: Sin limite de colores. Excelente acabado. A partir de 1 unidad. Gran resistencia al lavado.
- Inconvenientes: No es aconsejable hacerse en prendas de algodón o de poliéster de colores. El mejor resultado es con prendas de poliéster blancas.

Mi experiencia

Empecé con el transfer o papel transfer. Y mi desilusión fue que en la primera lavada, la camiseta ya había perdido color. Quizás fuera culpa mía, pero bueno. Yo lavo como todo el mundo, no tengo una lavadora nuclear ni nada por el estilo.

Así que lavado tras lavado, eso iba quedando como la cara de Michael Jackson. Mi solución casera para devolver los colores al dibujo, fue la de repasar el dibujo de nuevo, con rotuladores permanentes Edding 2000 (supuestamente validos para pintar sobre textil). Con mucho cuidado fui perfilando y rellenándolo.



Y cual es mi sorpresa, que después de la siguiente carrera, con mi flamante camiseta perfilada a rotulador. Se había desteñido y corrido toda la tinta. Así que dejé por imposible esa camisa y me centré en hacer otra, pero con una mejor técnica de personalización.

Ahí es cuando fui a Decathlon. Donde me la hacían con vinilo. Pero la técnica era parecida al del papel transfer. Imprimían sobre vinilo y luego lo pegaban a la camiseta. Yo les dije que no. Que quería el vinilo tal cual, uno de color rojo y otro negro. De esta manera no habría posibilidad de desteñirse.

La broma me costaba por 2 logos, uno en el pecho y otro en la espalda por 20 euros + la camiseta. Con el consiguiente peso del vinilo pegado, que si no es mucho, seguro que se nota y hasta puede llegar a molestar.

Visto que no había una manera fácil, rápida y barata de hacer una simple camiseta personalizada. Empecé a barajar otras posibilidades. Y hablando con un amigo, me comentó el tema de la sublimación.

La sublimación tiene todo lo que buscaba. Se puede hacer solo una camiseta. La calidad de la impresión es excelente y duradera al lavado. No se nota al tacto y no pesa. Solo le veo un inconveniente, que prácticamente solo es apto para camisetas de poliéster blancas. Pero como justo esa es la que se usan para correr y además yo la quería blanca. Todo era perfecto.

Así que busqué una tienda donde me la hicieran, y en 24 horas. La tenía en la mano. Con un logo en la espalda de 25 cm y otro en el pecho de 15. A todos color y por solo 7 euros + la camiseta. Que me la dejaron llevar de fuera (una del Decathlon, que para los 7 euros que valen, son muy buenas). Total 14 euros. Y como quedé tan contento, les encargue también una mochila 6 euros.



Ahora ya podré correr mis carreras populares, con una camiseta digna y bien hecha. Que pena no haberlo sabido antes. Hubiera ahorrado dinero y tiempo.

P.D.: Si a alguno le gusta la camiseta o la mochila. Que me lo diga y se la hago, por el precio que vale (camiseta 14 euros, mochila 6 euros) + gastos de envío.